Condromalacia rotuliana y su tratamiento desde Cirtema

 

La condromalacia rotuliana, también llamada síndrome del dolor femoro-patelar o síndrome de hiperpresión rotuliano es una lesión que afecta al cartílago que se encuentra en la cara posterior de la rótula.

Se da con mucha frecuencia en deportistas, en personas con un trabajo donde sobrecargan las rodillas por cargar con peso, personas con rodillas en X, y personas con sobrepeso y  cierta edad.

 

Podemos clasificarla en diferentes grados:

-Grado I: cambios leves en el cartílago.

-Grado II: zonas con fisura.

-Grado III: fisuras más profundas.

-Grado IV: El cartílago articular desaparece.

Entre las causas más frecuentes encontramos:

-Impactos directos sobre la rótula de alta intensidad.

-Desequilibrios musculares en miembros inferiores (cuádriceps, isquiotibiales, tríceps sural)

-Desalineación de la pelvis (mala dinámica entre iliaco y sacro).

Disfunciones articulares a nivel de cadera, rodilla y tobillo.

-Otras causas como artritis reumatoide, infecciones locales, etc.

¿Qué síntomas encontramos en esta lesión?

-Dolor inespecífico que aumenta al sentarse y también al bajar escaleras.

-Sensación de fricción al extenderse la rodilla.

-Crujidos, chasquidos al realizar la flexo-extensión.

-Sensación de inestabilidad.

-Dolor al extender la rodilla después de estar un tiempo con esta flexionada.

¿Cuál es el tratamiento en esta lesión?

Dependiendo del grado de desgaste del cartílago y de la irritación/inflamación que acompañe, debemos descongestionar la zona usando técnicas de drenaje, crioterapia o el uso de corrientes analgésicas.

Paralelamente a esto debemos ajustar y alinear a través de manipulaciones articulares las estructuras disfuncionales.

Debemos educar a nuestro paciente para que realice una batería de ejercicios de potenciación de miembros inferiores, especialmente, vasto interno del cuádriceps, que suele ser el más débil y el que nos va a ayudar más en la realineación rotuliana.

Por último, a través de un trabajo de propiocepción daremos mayor estabilidad a la rodilla y asentaremos una correcta biomecánica global.

*Vemos que es una lesión compleja en la que son varios los factores que van a participar en el mayor o menor desgaste y por consiguiente en la sintomatología, por ello recomendamos encarecidamente trabajar cuanto antes en la rehabilitación de esta lesión.